Equipo Humano

El crecimiento experimentado por la empresa desde sus inicios ha ido acompañado de un aumento del equipo humano.

Solyder durante años se ha sitúado como una de las empresas netamente andaluzas que más empleo genera en nuestra comunidad.

En cuanto a la evolución del personal, destaca el importante crecimiento del equipo técnico, como reflejo de la apuesta llevada a cabo por la empresa para profesionalizar al máximo la empresa. Desde el año 2002 han sido muchos los titulados universitarios que han entrado a formar parte de la compañía, creándose así una base sólida donde se ha cimentado el crecimiento experimentado desde entonces. De esa forma, en la actualidad la plantilla cuenta con un personal, no sólo caracterizado por su alto nivel formativo, sino también por la amplia experiencia en el sector adquirida durante todos estos años. Desde la empresa se cree firmemente en la importancia del equipo humano y de ahí que se cuide al extremo las necesidades de cada uno de los empleados.

La estructura organizacional ha seguido un sistema departamental que se inició a finales de la década de los 90. De esta forma se ha conseguido crecer de forma ordenada y estructurada.

La apertura de departamentos, como el de Innovación, Seguridad o Calidad, confirman la apuesta por consolidarse como constructora de primer nivel. En esta organización no hay que olvidar la importancia de la comunicación interna, gracias a la cual todas las áreas consiguen estar conectadas y coordinadas.

Otro hecho significativo ha sido el aumento de personal femenino en puestos de responsabilidad, lo que no es más que un claro reflejo del importante papel que ya ejerce la mujer en el mercado laboral.

Solyder se ha creado sobre una base sólida, rodeada del talento necesario para profesionalizar la compañía. La firma apuesta por un crecimiento progresivo, adaptando su estructura organizativa para enfrentar con eficacia los nuevos retos sobrevenidos. Esta estructura asegura el cumplimiento de las expectativas más exigentes y está orientada a impedir que las complejidades del negocio crezcan más rápidamente que su capacidad para manejarlas.